Los Cafés con historia más exclusivos de Europa

cafe procope paris

Sería interesante poder saber lo que las paredes de algunos cafés europeos han escuchado durante años. Algunos de los intelectuales más relevantes de la historia del pensamiento humano eran asiduos a las charlas que se alargaban hasta altas horas de la noche. Y es que los cafés siempre han estado repletos de gente arreglando el mundo, aunque algunos hayan llegado más lejos que otros.

Algunos de estos cafés siguen abiertos y se han convertido en lugares exclusivos, manteniendo al máximo posible esa atmósfera que nos transporta a los tiempos de las charlas entre intelectuales célebres. He aquí algunos de ellos:

Café Procope, en París

Es el café literario más antiguo de todo el mundo. Francesco Procopio dei Coltelli de Palermo fundó este café en 1689. Por la calidad de sus cócteles, el ambiente agradable y su buena localización cerca de la Comédie-Française, rápidamente, se convirtió en lugar de encuentro para los intelectuales de la época. Las paredes de este café escucharon las voces de grandes figuras de la literatura francesa como Fontaine, Balzac y Hugo, así como de, Voltaire y Rousseau, nombrando solo algunos de los intelectuales asiduos al Café Procope. En el siglo XVIII, fue testimonio de grandes proyectos culturales como l’Encyclopédie y fue el lugar dónde Robespierre, Danton y Marat se reunían durante la revolución.

Le procope - Imagen de manuelafg com

Le procope – Imagen de manuelafg.com

Café Greco, en Roma

El Antico Caffè Greco de mesas de mármol y camareros con esmoquin era lugar de reunión de intelectuales como Wagner, Bizet y Listz. También forma parte de su célebre clientela Goethe, cuando estaba en la ciudad.

antico caffe greco

Imagen del Antico Caffè Greco de Roma

Café Florian, en Venecia

Fue el primer café literario que permitió la entrada a las mujeres. Modigliani, Lord Byron y Dickens eran asiduos de este íntimo y refinado café.

interior caffe florian

Imagen del Café Florian de Venecia

Café Els Quatre Gats, en Barcelona

Situado en un edificio modernista del arquitecto Josep Puig i Cadafalch este café cabaret, ahora convertido en restaurante, fue fundado por Pere Romeu con claras influencias de Le Chat Noir de París. Su estética vanguardista y bohemia llamó la atención de los intelectuales y artistas de la época como Santiago Rusiñol, Ramon Casas, Miquel Utrillo, Enrique Granados e Isaac Albéniz. También fue dónde importantes pintores como Nonell, Gosé o Picasso expusieron sus obras.

El restaurante aún conserva aquella esencia bohemia. Tanto es así que Woody Allen lo eligió como escenario en una de sus escenas de la Vicky, Cristina, Barcelona.

els 4 gats

Imagen de Els 4 Gats de Barcelona

Otras ciudades europeas como Praga y Viena tenían Cafés literarios dónde se reunían sus intelectuales. Destacan hoy el Café Louvre y el Café Slavia, en Praga, este último descrito por Kafka en sus relatos. El Café Central, en Viena, del que era asiduo Freud, e incluso Trotski. Y el Café Odeon, en Zurich, que albergó conferencias pronunciadas por Einstein.

cafe central2

Imagen del Café Central de Viena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *