Al ir de compras, ¿quién acaba decidiendo el estilo de decoración de la casa?

Al ir de compras, ¿quién acaba decidiendo el estilo de decoración en casa?
Al ir de compras, ¿quién acaba decidiendo el estilo de decoración en casa?

¿Qué situaciones ponen contra las cuerdas a las parejas españolas? Seguramente, entre las más destacadas está la elección del mobiliario y del estilo de decoración. Una actividad en la que los estadounidenses se invierten 216 horas. Y que genera 72 motivos de controversia.

Ir a comprar muebles juntos se asocia con una imagen romántica y agradable de la convivencia en pareja. Ya sea escogiendo cajas de almacenaje o un dormitorio completo.

Sin embargo, muchas de estas decisiones acaban en desacuerdo y alguna que otra pelea. Resulta tan importante conseguir amueblar a buen precio como lograr que todo combine a la perfección. Y no siempre resulta fácil poner de acuerdo a dos personas en ambos aspectos.

La empresa OnePoll y el portal Article han elaborado un estudio entre 2.000 estadounidenses sobre las compras para el hogar. Analizando en qué contexto y con qué frecuencia discrepan las parejas al decidir el mobiliario.

Y el resultado no ha posido ser más claro. Por término medio, las parejas discrepan de unos 72 aspectos diferentes sobre la casa. Desde la elección de los muebles, a la decisión de compra o el estilo de decoración.

Infografía sobre los hábitos al escoger muebles y estilo de decoración, según Article

Decenas de elementos de discordia que resumen en una infografía. Donde se resumen las 216 horas anuales que un consumidor medio gasta en buscar y escoger muebles.

¿Tendrán las parejas españolas idénticas motivaciones?

La dificultad de comprar muebles en pareja

Según los autores del estudio, el desacuerdo al comprar en pareja provoca que cada vez más personas decidan ir a comprar solas.

Uno de cada siete de los encuestados, el 15%, confirmó que ni se plantea ir de compras en pareja por las constantes discusiones que se generan. Las parejas discrepan una media de ocho veces por cada visita a un establecimiento. Quince de ellas en el hogar, diez junto a familiares o amigos y cuatro de vuelta a casa. En el coche. Además de otras 35 ocasiones que discurren en todo tipo de lugares, desde un cine a una consulta o un restaurante.

Entre los principales asuntos para el desacuerdo en pareja las finanzas son el más destacado con el 31% de las discusiones. De hecho, tres de cada diez personas no se ponen de acuerdo sobre cuánto gastar en el mobiliario y qué estilo de decoración escoger.

Motivos de controversia en pareja al comprar muebles o escoger estilo de decoración

El estudio desvela que las desavenencias sobre el presupuesto, el estilo de los muebles o la elección de los colores son los mayores retos al amueblar una vivienda. Se produce un 21% de discusiones por la elección de aparatos, otro 21% por el estilo del mobiliario y un 20% por la paleta de colores.

Tal nivel de controversia provoca que el 15% de las personas evite ir a una tienda de muebles acompañado. “Comprar mobiliario u objetos de decoración no resulta fácil”, confiesan muchos de los encuestados.

Y, de hecho, una cuarta de las personas entrevistadas desvela que se acaba convirtiendo en una experiencia frustrante. Llegando a confesar el 21% de los encuestados que ir de compras en pareja es realmente molesto.

6 de cada 10 no comparte su opinión

Las discusiones en torno a la decoración hogareña provocan que un 58% de las personas se abstenga de compartir su opinión por temor a una pelea en pareja. “Algo que denota la pasión por decoración entre los estadounidenses“, comenta Aamir Baig.

Se trata de una sociedad perfeccionista en el hogar, pero también consciente del enorme margen que posee la industria. Por eso el presupuesto para los muebles es motivo de diferencias en la pareja“, finaliza el CEO de Article.

Al estudiar el proceso de diseño y la elección del estilo de decoración, el estudio también identifica los elementos esenciales que conforman un hogar estadounidense.

¿Qué da estilo de decoración a una casa?

Cerca de la mitad de los encuestados, el 49%, afirma que una casa no es oficialmente un hogar hasta que no se han recibido visitas familiares. Mientras que un 41% considera imprescindibles tener fotos en familia en las paredes.

También es un elemento distintivo de un hogar la celebración de la Navidad (36%). Así como la organización de una barbacoa (24%) o, de manera más anecdótica, dejar de recibir el correo de los antiguos propietarios (22%).

¿Qué hace que una vivienda sea realmente un hogar?

El estudio también clasifica los artículos hogareños que brindan mayor bienestar y confort a los residentes. Destacando la presencia de una buena cama, un sofá confortable o una cocina equipada con office.

De las 216 horas que un estadounidense medio invierte en buscar y escoger mobiliario, la cama perfecta, una librería, un gran televisor y otros muebles imprescindibles se llevan la mayor parte del tiempo.

El estadounidense medio gasta una gran cantidad de tiempo y dinero en encontrar el mobiliario perfecto“, puntualiza Aamir Baig. “El factor experiencial resulta clave para llamar hogar a una simple casa“.

Un consejo: “Encuentra la manera de hacer que tu experiencia al comprar tus muebles y decorar tu casa sea eficiente. Así ganarás más tiempo para tu gente y celebrarás momentos que querrás recordar“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *