¿Por qué es tan saludable hacer deporte?

Foto Mark Sebastian vía Flickr

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la practicar algún deporte durante 150 minutos semanales los adultos y durante 60 minutos los niños o adolescentes. Pero, ¿Cuáles son los beneficios directos que obtenemos en nuestro cuerpo al hacer deporte, además de mantener una buena forma física y prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares?

Se han demostrado, con múltiples estudios, los beneficios de practicar algún deporte. Parece que estar en forma es tendencia, y por ello, y con toda la nueva tecnología emergente que nos acompaña, es más fácil que nunca estar al día en cuanto a poder calcular la cantidad de deporte que practicamos, su intensidad, los beneficios directos que nos aporta.

Quema grasas

Ya sabíamos que practicar algún deporte es la mejor manera de quemar grasas, puesto que es de donde el cuerpo obtiene la energía. No solo es recomendable en personas completamente sanas sino que también está indicado para personas con arterioesclerosis puesto que mejora su condición. Sin embargo, el deporte como rehabilitación para personas con problemas de salud habrá de estar controlado por un profesional.

Corazón fuerte

Mantener un corazón activo es saludable en todos los casos, cada persona debe establecer sus límites, ya bien por cuenta propia o con ayuda de un profesional. Cuando el corazón bombea sangre, reparte oxígeno en nuestro cuerpo. Cuando practicamos deporte, obtenemos una mayor frecuencia cardíaca, de esta manera se distribuye una aportación extra de oxígeno que nos ayuda a soportar la fatiga muscular para poder seguir haciendo ejercicio.

Cerebro en buenas condiciones

El deporte también incrementa el flujo de sangre que llega a nuestro cerebro y además, hace que aumente la producción de elementos químicos necesarios como la serotonina, dopamina, endorfina que ayudan a combatir el dolor y tienen una relación directa con la disminución del estrés mejorando nuestro estado anímico en general.

Previene el envejecimiento celular

Hacer ejercicio protege del envejecimiento celular prematuro. Una buena oxigenación celular se traduce a un mejor funcionamiento y una prevención del deterioro de las mismas. Así, el ejercicio también beneficia a los telómeros, que son los extremos de los cromosomas y tienen la función principal de la división celular y la estabilidad estructural.

Densidad ósea

Ejercitar los músculos de manera repetida provoca cierta presión sobre los huesos, y estos reaccionan a éstas tensiones manteniendo su estructura. De esta manera, la actividad física también previene de la pérdida de densidad ósea. Esto se traduce en gozar de mayor autonomía física durante más años.

Efecto cicatrizante

El deporte tiene también un efecto cicatrizante porque incrementa el flujo de sangre hacia la piel. Así, la epidermis recibe el aporte de nutrientes necesarios para una más rápida recuperación de los tejidos.

 

 

Foto Mark Sebastian vía Flickr

Foto portada de Mark Sebastian – Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *