Escapadas de invierno

Nueva Zelanda 4

Viajar en familia es mucho más que un viaje. NUBA diseña cada propuesta de forma artesanal, cuidando cada detalle, añadiendo imaginación y creatividad para crear historias diferentes, únicas, irrepetibles. Historias que perduren siempre en la memoria.

 Para este invierno, ha seleccionado 6 destinos donde reserva las mejores actividades, los alojamientos más exclusivos y los guías más expertos, pensando en  toda la familia.

Verano Austral en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda 2

Poco tienen que envidiar los paisajes neozelandeses de los creados por la fantasía y la ciencia ficción. Lagos de azul fosforito, géiseres silbantes, ríos de corrientes rápidas, verdes colinas, volcanes y glaciares envuelven al viajero en un mundo irreal donde la magia de los ritos maoríes y la aventura conforman un país de leyenda.

La isla norte atesora lugares tan inolvidables como Auckland, “La ciudad de las velas”, que es testigo cada año de las más importantes competiciones de vela; Rotorua, la mágica tierra de los géiseres. En el sur, se suceden los paisajes alpinos de Queenstown, las inmensas concentraciones de cetáceos de Karaikura, los acantilados rocosos y la hermosa ciudad de estilo británico de Christchurch o la región vinícola de Marlborough Sounds.

  • Vuelo en helicóptero sobre la Isla Norte, contemplando las espectaculares vistas de Mt Tarawera y el parque geotermal de Rotorua, hasta llegar al volcán activo de White Island.
  • Ruta vinícola privada en Queenstown, en Otago Central, la región de viñedos más austral del mundo.
  • Navegar por el río Dart, rodeado de montañas de nieve y cataratas, escenario de películas como El señor de los anillos.
  • Conocer las costumbres y ritos ancestrales de la cultura maorí en Rotorua.
  • Probar la ostra Bluff, la más fina del mundo en Dunedin.

Filipinas, el archipiélago de las mil islas

Misibis Bay Resort

Bajo el nombre de Filipinas se define un país, aún desconocido, formado por casi siete mil islas repletas de tesoros naturales. Un retazo de paraíso tocado por el don de la sonrisa de sus gentes.

Colinas de chocolate, terrazas de arroz, playas paradisíacas con los fondos marinos más espectaculares del planeta, ciudades históricas, tribus legendarias o majestuosos volcanes rodeados de selva tropical. La que fue antigua colonia española, durante tres siglos, ha dejado una impronta única en sus costumbres, cultura, religión y exquisita gastronomía. De enero a marzo, las temperaturas son frescas y agradables, el mejor momento para descubrirlo.

  • Contemplar las más de mil colinas de chocolate en Bohol.
  • Ver de cerca los tarsiers, una de las especies de mono más pequeñas del mundo.
  • Nadar con el tiburón ballena en Donsol durante los meses de febrero a mayo.
  • Sumergirse en Hydrobob en las lagunas azules de la isla de Corón, rodeadas de impresionantes acantilados de piedra caliza.
  • Buceo entre tortugas gigantes o antiguos pecios de la IIGM.

Auroras boreales en el Ártico Noruego

Noruega 2

Desde paseos en trineos tirados por perros del ártico y safaris en moto nieve hasta emocionantes expediciones por los fiordos y los canales más recónditos, donde poder avistar ballenas y orcas, Noruega es un país de paisajes extremos hecho para la aventura.

La riqueza de la cultura sami, los museos donde se rinde homenaje a los primeros expedicionarios que se aventuraron en estas latitudes y la explosión de luz que preside sus cielos durante sus veranos boreales serán algunos de los mejores momentos del viaje entre los meses de febrero y marzo.

  • Recorrido privado en zódiacs de alta seguridad, por los fiordos de las regiones árticas, en busca de águilas de cola blanca o en barcas de expedición para ver de cerca las impresionantes lenguas glaciares.
  • Baños de agua caliente en hot tubs bajo la noche polar.
  • Descubrir una antigua estación de radio perdida en Svalbard.
  • Paseos en canoas a motor por los valles de la Laponia noruega, sus ríos salmoneros e inmensos bosques boreales de abetos rojos y abedules.
  • Disfrutar de las mágicas Auroras Boreales en invierno.

Fin de Año en Marruecos

Marruecos 1

Vivir una auténtica fiesta árabe, bajo las estrellas del desierto de Marruecos, entre kasbahs y lujosos riads, ambientada con la mejor música bereber y los más exquisitos manjares.

Del Marruecos fértil a la fascinante Marrakech, en el corazón del desierto, nuestro itinerario se asoma a los infinitos contrastes de un territorio inmenso; de los increíbles palmerales del Valle del Draa a las abruptas gargantas del Dades; de la desolación que produce el infinito mar ocre del desierto, al bullicioso enjambre de los zocos. Un mundo aparte, lleno de aromas, ritmos y sabores.

  • Recorrido en 4×4 por las inmensas dunas de Erg Chebbi para contemplar los dos oasis de Merzouga, las tierras nómadas y el pueblo de Khamlia, originarios de Malia, para escuchar su música africana.
  • Conocer Kasbah Taorit donde se rodó “El cielo protector”, inspirada en la novela de Paul Bowles.
  • Puesta de sol a lomos de dromedario y última cena del año a la luz de las velas en un exclusivo riad en mitad del desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *