HEALTHY & TRENDY Entrevistamos a Guido Weinberg_Tribu Woki

web_0

Después de mucho viajar y vivir en grandes urbes por todo el mundo, el argentino Guido Weinberg encontró hace 15 años su lugar en Barcelona. Y es que para el “biogastroempresario”, la calidad de vida de esta ciudad es difícil de igualar. “Además tiene una vida cultural muy extensa y es muy cosmopolita. El hecho de que no haya un distrito financiero la convierte en una ciudad más relejada. En grandes urbes como Londres, Paris, Sao Paulo, hay un frenesí mucho mayor”, afirma. Tribu Woki es el nombre bajo el que se agrupan todos sus proyectos empresariales entre los que se encuentran woks “take away”, supermercados y restaurantes. Todos ellos bajo un mismo concepto: ofrecer productos ecológicos de proximidad, respetando el medio ambiente y fomentando la actividad económica a pequeña escala.

 

web_0

 

 

 ¿Es Tribu Woki tu primera aventura empresarial? ¿A qué te dedicabas antes?

No, el primer negocio que monté fue con 28 años; una fábrica de cerveza artesanal con restaurante en Argentina. Esa fue mi primera introducción al mundo de la gastronomía y la emprendeduría. Para aquel entonces era joven y tuve que invertir una buena suma de capital. Sin embargo soy economista, anteriormente había trabajado para consultoras y bancos de inversión.

¿Cómo empezó el primer proyecto y como se llevó a la práctica la idea?

Uno viaja, observa, coge ideas las filtra de acuerdo con su personalidad y finalmente las concreta. Teniendo en cuenta también, cual es la tendencia en otros países y que aún no está aquí. Como había viajado mucho por Asia, por aquel entonces sabia más de comida asiática que española, y así nació el primer Woki. El Woki Market de la Barceloneta, donde bajo un mismo espacio ofrecíamos comida sana, buena y sencilla para llevar “Woki”, y por otro lado vendíamos productos ecológicos y alguno que otro asiá- tico en el “Market”. De algún modo nació de una restricción, ya que anteriormente no daban licencias y eso hacía que no hubiera competencia – en Barcelona, fui de los primeros que empezó con el concepto de Take Away -.

¿Cuáles son los factores que hay que tener en cuenta para que un negocio de restauración funcione?

Creo que lo primordial es concepto, que el posible cliente cuando entre al local “entienda de que va” des del principio. Eso genera confianza o no, después ya se verá el servicio. Es un poco ambiguo porque yo suelo ofrecer muchas cosas bajo un mismo espacio! Además la calidad precio tiene que ser buena, no importa a qué nivel estés. Puedes cobrar 100€, 30€ o 10€ pero la percepción del cliente al pagar tiene que ir acorde con la calidad de lo que ha comido. Hay muchas veces que depende de lo que pagas, lo que has comido esta bueno, buenísimo o malísimo.

 

web_4

 

Ahora ya vais por vuestro octavo proyecto, que es el Céleri. ¿Cuál es el hilo conductor, concepto o filosofía que une bajo un mismo paraguas todos tus locales o restaurantes?

Tengo dos tipos de negocios: por un lado los restaurantes que son 8 y por otro los supermercados que son 6 más 3 en camino. Cada negocio es distinto, desde la gerencia hasta lo que se ofrece y aunque tiene cosas en común, a veces lo que funciona en uno no funciona en otro porque las expectativas del cliente son distintas. Sin embargo, el hilo conductor tiene que ver con la sencillez, la honestidad del producto y la forma de hacer; volver a las raíces sin perder la contemporaneidad y el carácter cosmopolita. De hecho nuestro lema era “ Como antes, pero ahora”. Para mí, esa forma de hacer las cosas bien es el nuevo lujo. Este “modus operandi” tratamos de transmitirlo tanto en los Organic Market como en los restaurantes.

¿Quién es vuestro público objetivo?

Sorprendentemente el público convencional se está empezando a interesar y a volcar en el bio, incluso está empezando a llegar a las familias. Originalmente, el público bio era visto por los demás como “hippies”, personas muy concienciadas que sabían muchísimo sobre el tema. Ahora lo bio es cool y son los hipsters los que lo consumen. El consumidor tradicional, aunque no sabe mucho sobre el tema, está empezando a hacer un cambio de filosofía de vida, y eso no quiere decir que tenga un alto poder adquisitivo! El cliente original del bio, no es una persona con mucho dinero, simplemente hace un cambio de consciencia; sigue ganando mil euros así que no se puede gastar más en comida, pero lo redistribuye. No es solo una cuestión de dinero, porque si fuera el caso tendría que haber mucho mas bio, ya que hay mucha gente con dinero! También es una cuestión cultural; -¿si tu puedes permitírtelo y darle algo a tu hijos que les hace bien, porque le das algo que les hace mal?

 

web_6

 

¿De todos los restaurantes, cual es el más exitoso y por qué?

Cada uno lo es en su forma y medida. Al final el éxito lo mido si de cada lugar consigo lo que quiero transmitir y la gente lo percibe y funciona, porque si no funciona no durará. Al final lo que buscamos es que cada local tenga su personalidad y que esa personalidad sea verdadera y no ficticia; que entre lo que damos, lo que cobramos y el ambiente que ofrecemos haya un buen equilibrio. El Barraca es uno de los más populares donde “te damos una paella que es muy buena, con un caldo que tiene mucho sabor, donde las cosas se hacen bien.” El Woki Organic Market de Ronda Universidad también gusta mucho. El Celerí, que es una cocina con más técnica, no es que sea mejor, es otra cosa, hay un know-how muy importante. Es difícil decir cual es más exitoso porque es muy relativo. Yo como consumidor, cada día busco algo distinto

 

“En esta búsqueda de hacer cosas nuevas voy incorporando a gente en el camino”

 

¿Desde qué empezaste, como se ha ido consolidando el negocio a lo largo de los años?

Soy una persona inquieta, me gusta moverme, hacer y evolucionar. Empezamos con el Woki Market de la Barceloneta, de allí pasamos a un supermercado con un wok, seguido de Woki Organic Market que ya era un restaurante con un pequeño supermercado, después ya nos lanzamos a los restaurantes y montamos Barraca, Barracuda…Al final a mí lo que me mueve son los proyectos; voy abriendo, voy haciendo, y eso va consolidando el grupo en dos maneras: por un lado me permite a mi crecer e ir mejorando y por otro, en esta búsqueda de hacer cosas nuevas voy incorporando a gente en el camino. Me encuentro a gente como Xavier Pellicer y crezco, crezco yo y crece la tribu, nos consolidamos, somos mejores. Absorber e ir creciendo. Por ejemplo, el Woki era una cosa muy fácil de franquiciar, pero a mí no me interesa, lo veo fácil, fuera de mi filosofía, poco interesante. También la gente va viendo que todos los locales tienen una coherencia. Ven que la filosofía o lo que transmitimos es real y nos creen más, nos respetan más. Otro factor que nos ayuda, es que podemos dar de comer muy bien a todos los niveles, ya sea 10€, 20€, 30€, 40€, 50€ o 80€. La búsqueda de no quedarse parado y estancado es lo que nos hace consolidarnos. Uno espera dar esos pasitos para adelante y no para atrás.

¿En referencia al Organic Market, qué es lo que lo diferencia de otros locales con el mismo concepto “mercado-restaurante”?

¿Qué es lo que diferencia un Caprabo de un Bonpreu? El producto, el servicio, la filosofía…cada uno tiene su personalidad. Nosotros y Obvio (en calle Muntaner) tenemos más relación que con un Veritas. Un Veritas es un ex Caprabo y van con una línea más “hardcore supermercadismo”. Nosotros buscamos la diferenciación, más sensibilidad y textura por así decirlo, y que la experiencia de compra sea más cálida. Ofrecer un buen trato, los detalles en la decoración, la calidad del producto hacen que el cliente se siente cómodo y nos elija a nosotros y no a otro. En verdad nuestros supermercados son tiendas dentro de tiendas; -tenemos una sección de bienestar, otra de cosmética y productos de yoga, la sección de vinos… esta la trabajamos con mucha sensibilidad-. Además ahora estamos incorporando la sección de carnicería. Es verdad que a cierto punto hay productos que se comparten, pero en el mundo bio tampoco hay muchísimos productos, ni productores ni proveedores. También disponemos de nuestra pequeña sección donde ofrecemos comida ecológica y sana para comer allí o para llevar.

 

web_2

 

¿Cuál fue tu mayor referencia? ¿En qué países ya estaba consolidado el concepto?

He vivido muchos años en EUA y en Inglaterra así que el modelo anglosajón lo tengo más interiorizado. Me encantan sus mercados, porque hay interconexión, caos, y supuestamente es allí donde llega el producto fresco y allí mismo es donde lo puedes comer; “del mercado a la mesa” sin manipulación previa. Me atrae la idea de hacer que el supermercado sea un lugar agradable, donde puedas comprar tus productos, sentarte, comer, tomarte un te… en vez de ese lugar lleno de luces fluorescentes donde tratan de manipularte para que compres hasta lo que no necesitas.

¿Tenéis algún otro proyecto en marcha?

Tenemos varios proyectos en marcha, todos en Barcelona. Por un lado estamos abriendo más supermercados y como novedad, dentro de uno de ellos habrá un obrador donde elaboraremos nuestro propio pan. Por otro lado estamos con un proyecto de restaurante en Las Ramblas y otro cerca del Palau de la Música. Uno será más bien comida tradicional catalana y el otro aún estamos desarrollando el concepto.

 

“No vislumbro un mundo bio de aquí a 10 años”

 

¿Qué trayectoria seguirá el concepto “eco-proximidad” en los próximos 10 años?

Crecerá, el mercado es tan minúsculo que solo puede crecer, pero no hay que olvidar que seguirá siendo un nicho. Simplemente dejará de ser una cosa “rara”. Incluso ahora ya hay muchos restaurantes que tienen su hamburguesa bio. Yo estoy abriendo más tiendas pero también vendrán jugadores de fuera, porque en España solo ha hecho que nacer. En Francia e Italia que están al lado están mucho más avanzados y aquí llegara pero con esa tranquilidad. De todos modos hay que ser muy prudente porque nunca va a ser un mercado masivo.

¿Qué tendencia tomarán los supermercados convencionales?

Seguirán existiendo y seguirán siendo una necesidad, pero se introducirán más productos ecológicos, para qué el consumidor convencional pueda hacer una compra variada. Poco a poco el consumidor cambiará algunos productos básico por otros bio: -en r riada, con algunos productos básicos y otros bio: -en el bio hay algunos productos que son más importantes que otros. Por ejemplo, el huevo convencional no tiene sentido, es una locura, es radioactivo! A pesar de todo, no vislumbro un mundo bio de aquí a 10 años.

 

web_5

 

¿Qué relación hay entre el espacio y el producto que se ofrece?

Se han utilizado materiales y técnicas de proximidad para el diseño del local? En algunos locales sí que hemos utilizado mucho material reciclado o reconvertido. Por ejemplo, en el Woki Organic Market de Ronda Universidad, tenemos mobiliario de una chica que reconvierte muebles y recicla tablones de madera. Los otros locales son una mezcla donde sobretodo utilizamos materiales nobles, como la madera. Lo que buscamos es que los espacios sean acogedores. Cierto es que no hemos ido al extremo y el construir de una manera muy específica, porque no es fácil, requiere más tiempo y los proyectos se han de hacer en un periodo de tiempo determinado. Cristina Rosell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *