Impresoras 3D: las precursoras de la Tercera Revolución Industrial

3D-future-city-building-vision

Se está cambiando la manera de producir objetos. Según la Agencia Espacial Europea, se considera que las impresoras 3D son las precursoras de la Tercera Revolución Industrial, como lo fueron en su día el motor de combustión interna o la máquina de vapor. Teléfonos, zapatillas, prótesis, órganos vitales e incluso chucherías… Todos ellos, artículos de tamaño reducido. Sin embargo, la tecnología está catapultando la impresión 3D a un estadio superior en el que se podrá imprimir a gran tamaño. Y es que a día de hoy ya se está utilizando esta nueva técnica de producción para crear nada más y nada menos que casas y edificios enteros: existe una impresora 3D gigante que puede construir en 24 horas una casa de más de 200 metros cuadrados.

Ejemplo de construcción 3D, un posible avance

Ejemplo de construcción 3D, un posible avance

¿En qué consiste la impresión 3D?

Esta tecnología es una invención de Chuck Hull, un ingeniero americano que bautizó este proceso como estereolitografía y lo patentó en 1986. Se trata de una técnica que permite unir moléculas mediante el uso de luz láser ultravioleta y así crear formas sólidas a partir de líquido fotopolimérico.

En la impresión 3D, los objetos se construyen capa a capa, algo que ya pasaba con la impresión con tinta. Sin embargo, con materiales más sólidos que la tinta y con ligeros desplazamientos en las capas se obtienen objetos en tres dimensiones. Los materiales que se utilizan en la actualidad abarcan desde las resinas y los plásticos más comunes hasta el acero y el hormigón. Algunas empresas están experimentando con materiales naturales como la madera, el bambú o la piedra.

Esta es una de las formas como trabaja una impresora 3D

Esta es una de las formas como trabaja una impresora 3D

Impresoras 3D, hacia un mundo (des)conocido

Poco a poco, tanto entre profesionales como entre el público amateur, el término “impresión 3D” se va haciendo conocido. Mientras que en términos de productividad la impresión 3D comienza a ser una opción para muchas empresas, entre los usuarios domésticos de equipos informáticos se empiezan a hacer visibles. Y es que la consolidación de esta nueva tecnología va a tener implicaciones que todavía no adivinamos.

Cuando hablamos de cambios, especialmente en el ámbito profesional, debemos enfatizar la importante evolución que veremos en determinados sectores productivos: desde la industria del automóvil a la aeroespacial, pasando por la medicina.

De hecho, ya es posible construir una casa mediante impresión 3D y sólo en 24 horas. Una vivienda propia, nueva y diseñada a medida: sólo algunos afortunados pueden disfrutar de una casa con estas características, una construcción que requiere plazos de tiempo amplios. Pero lo que hoy es un privilegio podría ser accesible a más personas en un futuro no muy lejano gracias a la impresión 3D.

El objetivo de las impresoras 3D es poder crear cualquier cosa

El objetivo de las impresoras 3D es poder crear cualquier cosa

La empresa estadounidense Apis Cor demostró que ya es posible edificar una casa desde sus cimientos en un solo día y por 100.000$. Las casas construidas con impresoras 3D hasta la fecha han seguido un proceso complejo: primero se fabricaban las piezas, después se transportaban hasta la construcción y una vez allí se realizaba el ensamblaje. Sin embargo, esta compañía apuesta por llevar las máquinas al punto de trabajo y así agilizar el procedimiento. De hecho, para probar la fiabilidad de su método, llevaron a cabo el ensayo en Moscú, a temperaturas bajo cero.  El resultado es una vivienda de unos 37 m2, con forma circular. En su interior hay un cuarto de baño, una cocina, una sala de estar y un dormitorio.

Las casas 3D han llegado para quedarse

Las casas 3D han llegado para quedarse

Gracias a estas técnicas se puede lograr un ahorro del 60% de los materiales usados en la construcción, el 70% del tiempo de creación y el 80% en los costes laborales. En un futuro, la impresora 3D desbancará por completo al ladrillo, al abaratar los costes de producción del inmueble y facilitar tanto su edificación como su reparación. Además, ofrecerá la atractiva posibilidad de personalizar nuestro hogar como deseemos.

Arquitectura solidaria

Una gigantesca impresora 3D es capaz de fabricar casas de barro y paja con un precio de producción de sólo 35€, incluida la gasolina para mover la tierra. Sus creadores, de la empresa italiana Wasp, solo han construido por el momento una de estas casas, pero ya tienen pedidos e incluso se plantean edificar un pueblo entero. La empresa destaca el carácter social del proyecto, porque señala que uno de los destinos idóneos para estas casas de adobe son las zonas en las que se ha producido una catástrofe y hay que re-alojar a la población.

Las impresoras 3D pueden trabajar con multitud de materiales

Las impresoras 3D pueden trabajar con multitud de materiales

Las casas las moldea una colosal impresora 3D, de 12 metros de alto por 7 de ancho, y no requiere más materia prima que el barro y la paja.  Se necesita un equipo de cuatro personas para montar la máquina y ese es todo el gasto de mano de obra. El resultado es una estructura de forma circular, de 6 metros de diámetro y 4 de altura, hueca en su interior y sin techo. El tejado se añade posteriormente, adaptándolo a los requisitos urbanísticos de la zona.

La empresa indica que están trabajando para ver si pueden hacer casas más altas – de hasta 9 metros – y anchas, y conseguir que la impresora se mueva por energía solar o eólica para reducir más los costes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *